Make your own free website on Tripod.com
S E Y I N G

HOME

¿Quiénes somos? | Animales | Buenísimo (a) | Chocolate | Dinosaurios | España | Fantasmas Famosos | Guisados | Huesos | Semana de... | Favoritos | Contáctenos | Para usted...
Huesos

Los Huesos y Sus Particularidades

brad.jpg

Aqui econtrará información muy útil sobre los huesos, trataremos de usar términos coloquiales para su fácil comprensión; si tiene alguna duda no dude en preguntarnos.


El tejido óseo es una variedad de tejido conjuntivo que se caracteriza por su rigidez y su gran resistencia tanto a la tracción como a la compresión

Está formado por la matriz ósea, que es un material intercelular calcificado y por células, que pueden corresponder a:

* osteoblastos: encargados de sintetizar y secretar la parte orgánica de la matriz ósea durante su formación. Se ubican siempre en la superficie del tejido óseo ya que este sólo puede crecer por aposición)

* osteocitos, responsables de la mantención de la mátriz ósea, que se ubican en cavidades o lagunas rodeadas por el material intercelular calcificado. La nutrición de los osteocitos depende de canalículos que penetran la matriz ósea y conectan a los osteocitos vecinos entre sí y con canales vasculares que penetran al hueso (Fig. 4) o que se ubican en las membranas conjuntivas que revisten la superficies del hueso (periostio y endostio) (Fig. 5). De hecho ningun osteocito se encuentra a más de una fracción de mm de un capilar sanguíneo.

* osteoclastos, células responsables de la reabsorción del tejido óseo, que participan en los procesos de remodelación de los huesos y pueden encontrarse en depresiones superficiales de la matriz ósea llamadas lagunas de Howship.

Dentro de la médula ósea también existen células adiposas y hematopoyéticas. Las células hematopoyéticas son las que producen células sanguíneas.


¿De qué están hechos los huesos?

Los huesos que forman el esqueleto están vivos, crecen y cambian todo el tiempo como otras partes del cuerpo.

Casi todos los huesos del cuerpo están formados por los mismos materiales:

La parte externa de cada hueso se llama hueso cortical. Esta parte es lisa y muy dura, es la parte visible del esqueleto.

Por dentro del hueso cortical hay muchas capas de hueso reticular, que se parece un poco a una esponja. El hueso reticular no es tan duro como el hueso cortical, pero es bastante fuerte.

En muchos huesos, el hueso reticular protege la zona más interna, la médula ósea. La médula ósea es una especie de gelatina espesa y su función es producir células sanguíneas.

Juntos, el tejido compacto y el esponjoso se denominan periostio. Debajo de la capa dura exterior del periostio existen túneles y canales a través de los cuales pasan los vasos sanguíneos y linfáticos que nutren el hueso. Puede haber músculos, ligamentos y tendones adheridos al periostio.


Según su forma los huesos se clasifican en largos, cortos, planos e irregulares. Principalmente se dividen en largos y cortos:

* HUESOS CORTOS:

Son los huesos que son cortos, como los huesos carpianos (manos, muñecas) y los huesos tarsianos (pies, tobillos). Dichos huesos tienen forma de cubo y sus dimensiones son aproximadamente iguales.

* HUESOS LARGOS:

Son los huesos largos, duros y densos compuestos de tejido conectivo que dan fuerza, estructura y movilidad (como el fémur o hueso del muslo). Dichos huesos contienen una diáfisis y dos extremos. Asimismo, hay huesos en los dedos de las manos que se clasifican como huesos largos, así sean cortos en longitud, lo cual se debe a la forma y no al tamaño. Los huesos largos contienen médula ósea amarilla y médula ósea roja (la cual produce los glóbulos rojos).


HUESOS PLANOS

Son un tipo de huesos, como los huesos del cráneo, que consisten en una capa de hueso esponjosa que se encuentra entre dos capas delgadas de hueso compacto. En los huesos planos, exite médula ósea, pero no una cavidad de la médula ósea.


Existen 206 huesos en el esqueleto humano, sin contar los dientes y los huesos sesamoideos (pequeños huesos que se encuentran dentro del cartílago):

80 huesos axiales, que incluyen los huesos de la cabeza, faciales, hioideos, auditivos, del tronco, las costillas y el esternón.

126 huesos apendiculares, que incluyen los de los brazos, hombros, muñecas, manos, piernas, caderas, tobillos y pies.


FUNCIONES DEL HUESO

El hueso proporciona forma y soporte al cuerpo y protege ciertos órganos. También actúa como sitio de almacenamiento de minerales y proporciona el medio, la médula ósea, para el desarrollo y almacenamiento de las células sanguíneas.

Debido a la complejidad de las funciones de los huesos, que van desde proporcionar fuerza y soporte al cuerpo hasta hacer las veces de receptáculo para el desarrollo y almacenamiento de células sanguíneas, existen muchos trastornos y enfermedades que pueden afectar a los huesos.


CALCIO, ALGUNAS PREGUNTAS

Pregunta: ¿Cuánto calcio necesito diariamente?
Respuesta: Niños, adolescentes, adultos jóvenes y mujeres embarazadas y lactantes necesitan alrededor de 1.200 mg/día de calcio (alrededor de 4 porciones diarias). Mujeres post-menopausia y mujeres amenorreicas necesitan alrededor de 1.200 a 1.500 mg/día. Por otra parte, el RDA (en Ingles) establece 800 mg/día.

Pregunta: ¿Cuáles son las mejores fuentes de calcio?
Respuesta: Sin duda la leche y productos lácteos son los recursos más ricos en calcio.

Pregunta: ¿Cómo puedo conseguir mi calcio si no bebo leche?
Respuesta: Quizás a Ud. no le guste la leche y no quiera beberla. ¿Le gusta el yogur y el queso? Estos también son una buena fuente de calcio. Otras fuentes incluyen, vegetables de hojas verde obscuro, tofu procesado con calcio sulfato y pescado con huesos enlatado tales como sardinas o salmón, y legumbres.

Pregunta: ¿Cuáles son algunas de las funciones del calcio en mi cuerpo?
Respuesta: El calcio ayuda a construir huesos fuertes. Lo que quizás Ud. no sepa es que el cuerpo necesita calcio para el funcionamiento normal de los músculos (previene calambres musculares), y una dieta rica en calcio puede ayudar también a prevenir alta presión alterial. Dietas altas en calcio han sido también asociadas con la reducción del riesgo de cáncer del colon.

brad.jpg

ENFERMEDADES DE LOS HUESOS

Osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad de la pérdida de hueso asociada con un aumento de riesgo de fracturas.

Literalmente significa "hueso poroso." Frecuentemente la enfermedad se desarrolla inadvertidamente a través de muchos años, sin síntomas o malestar, hasta que una fractura ocurre. Frecuentemente la osteoporosis en la columna ocasiona una pérdida de altura y joroba (una espalda superior severamente redondeada).

Los médicos no saben los factores médicos exactos que ocasionan la osteoporosis, pero ellos sí saben muchos de los factores importantes que pueden conducir a la enfermedad.

* Envejecimiento: Todos perdemos hueso con la edad. Después de la edad de 35 años, el cuerpo construye menos hueso nuevo para reemplazar pérdidas de hueso viejo. En general, cuanto más viejo sea usted, menos será su masa ósea total y mayor su riesgo para osteoporosis.

* Herencia: Una historial de fracturas en la familia; un cuerpo pequeño y delgado, tez clara y antecedentes asiáticos o caucásicos pueden aumentar el riesgo para osteoporosis. La herencia también puede ayudar a explicar porqué algunas personas desarrolla osteoporosis temprano en la vida.

* Alimentación y estilo de vida: La alimentación pobre, incluyendo una dieta baja en calcio, bajo peso del cuerpo y un estilo de vida sedentario se han vinculado a la osteoporosis, al igual que el fumar y uso excesivo de alcohol.

* Medicamentos y otras enfermedades: La osteoporosis se ha vinculado a algunos medicamentes, incluyendo esteroides y otras enfermedades tales como problemas de la tiroide.


ENCONDROMA

Un encondroma es un tipo de tumor óseo benigno (no canceroso) que se origina a partir de tejido cartilaginoso.

El cartílago es el tejido conectivo cartilaginoso especializado que tienen los adultos y a partir del cual se forman todos los huesos. El cartílago desempeña un papel importante en el proceso de crecimiento. Existen diversos tipos de cartílago presentes en todo el cuerpo. El encondroma afecta con mayor frecuencia al cartílago que recubre el interior de los huesos. Los huesos en los que este tumor benigno se desarrolla con mayor frecuencia son los diminutos huesos largos de las manos y los pies. Sin embargo, también puede aparecer en otros huesos, como por ejemplo, el fémur (el hueso del muslo), el húmero (el hueso de la parte superior del brazo) o la tibia (uno de los dos huesos de la parte inferior de la pierna).

Los encondromas constituyen el tipo más frecuente de tumores de la mano. Si bien pueden afectar a personas de cualquier edad, se manifiestan con mayor frecuencia en personas de entre 10 y 20 años. Afecta tanto a hombres como a mujeres.


Cáncer Metastásico

El cáncer metastásico es un cáncer que se ha extendido a partir de su localización primaria (la parte del cuerpo donde se originó) a otras partes del cuerpo. Cuando se desprenden las células de un tumor canceroso, éstas pueden desplazarse a otras áreas del cuerpo. Esto puede ocurrir a través del torrente sanguíneo o de los canales linfáticos.

Si las células viajan a través de los canales linfáticos pueden quedar atrapadas en los ganglios linfáticos que generalmente están cerca del cáncer. Si las células viajan por el torrente sanguíneo pueden posarse en cualquier parte del cuerpo. Con mayor frecuencia, las células cancerosas se desprenden y viajan por el torrente sanguíneo. La mayoría de estas células muere, pero ocasionalmente no lo hacen y se establecen en una nueva localización, comienzan a crecer y a formar tumores nuevos. La propagación del cáncer a una nueva parte del cuerpo se llama metástasis.

Aun cuando el cáncer se haya extendido a una nueva localización, se sigue designando con el nombre de la parte del cuerpo donde se originó. Cuando el cáncer reaparece en un paciente que parecía estar en remisión (libre de cáncer) después del tratamiento, se llama recurrencia. La recurrencia distante también se llama recurrencia metastásica. Por ejemplo, el cáncer puede recurrir en las partes distantes del cuerpo tales como los huesos, el hígado o los pulmones. Esto ocurre porque algunas células cancerosas se desprenden y comienzan a crecer en estos nuevos lugares.

Algunas veces los tumores metastásicos ya han comenzado a crecer cuando se diagnostica el cáncer. En algunos casos, puede descubrirse una metástasis antes de que se detecte el tumor primario (original). Si el cáncer se ha extendido mucho por el cuerpo antes de que se descubra, puede ser imposible determinar exactamente dónde se originó. Esta condición se conoce como cáncer de origen desconocido, y se discute más ampliamente en un documento aparte de la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society).

Metástasis en los Huesos: Las células cancerosas que se desprenden de un tumor primario y pasan al torrente sanguíneo pueden llegar a casi todos los tejidos del cuerpo. Los huesos son uno de los sitios en los que con más frecuencia estas células que circulan se asientan y empiezan a crecer. Las metástasis pueden producirse en cualquier hueso del cuerpo, pero se detectan con mayor frecuencia en los huesos cercanos al centro del cuerpo como la columna vertebral, las costillas, la pelvis y los huesos cercanos a las caderas y los hombros. Una metástasis en los huesos no es lo mismo que un cáncer primario de los huesos. El término cáncer primario de los huesos se refiere al cáncer que se origina en el hueso. La metástasis en los huesos y el cáncer primario de los huesos son muy diferentes. El cáncer primario de los huesos es mucho menos común que la metástasis en los huesos. Para obtener información acerca de los tumores primarios de los huesos consulte los documentos de la Sociedad Americana del Cáncer sobre el

La metástasis en los huesos es una de las causas más frecuentes de dolor en los pacientes de cáncer, y también puede ocasionar fracturas, hipercalcemia (altos niveles de calcio en la sangre debido a la liberación de calcio de los huesos dañados), así como otros síntomas y complicaciones que afectan de forma negativa la calidad de vida.

Muchos pacientes de cáncer (excluyendo a los que tienen cáncer de la piel) presentan metástasis en los huesos en algún punto del transcurso de su enfermedad.

Los cánceres del seno, la próstata, los pulmones, los riñones y el tiroides tienen mayores probabilidades de propagarse a los huesos.

La columna vertebral es la parte del esqueleto que más comúnmente se afecta con la metástasis en los huesos seguida de la pelvis, las caderas, los huesos superiores de los muslos (fémur) y el cráneo.

Temas proporcionados por ROBERTO (OPERADOR SALUD)